Búsqueda por fecha

(Haciendo Click sobre cada título se despliega la nota completa, más fotografías y videos)

26.1.11

Buzzi reconoció que el lockout no fue un éxito


(Tiempo Argentino) Declararon el estado de alerta y movilización y criticaron al gobierno. Crearán un observatorio.

Después de tres horas de deliberaciones con sus pares de la Mesa de Enlace, Eduardo Buzzi, el titular de la Federación Agraria Argentina, tuvo un rapto de sinceridad cuando le preguntaron si el lockout patronal había sido un triunfo. “Lamentablemente –respondió Buzzi atónito– usar la palabra exitoso no es lo más adecuado.” Las declaraciones de Buzzi, el dirigente más representativo de la Mesa de Enlace, pusieron al desnudo los verdaderos resultados del cese de comercialización que, en teoría, duró una semana pero que en los hechos prácticamente no se implementó. Esta semana Federación Agraria y Coninagro siguieron exportando granos a través de intermediarios que responden a sus intereses. Durante la protesta se certificaron movimientos por 800 mil toneladas de trigo, 200 mil de soja y 90 mil de maíz. Ayer los líderes de las entidades ruralistas quisieron dar una muestra de unidad y declararon el “estado de alerta, movilización y asamblea” para tratar de mostrarle al gobierno que el reclamo por el trigo sigue intacto. Además, adelantaron la creación de un observatorio para analizar el pago del FAS Teórico a los productores. En ese sentido, Biolcati explicó que ese “sistema de observación de los mercados servirá para ver qué precio se está pagando en cada región, para saber en el término de una semana o diez días cuál fue el efecto de las medidas tomadas la semana pasada”.
Pese a este intento por mostrar una Mesa de Enlace fortalecida después del lockout, las diferencias internas siguen siendo importantes. Hugo Biolcati, el titular de la anquilosada Sociedad Rural Argentina, insistió con el discurso de la libertad de mercado cuando Buzzi ha reclamado en numerosas ocasiones la creación de una Junta Nacional de Granos que proteja a los productores de los exportadores y los molinos, los sectores más fuertes de la cadena de comercialización. Si Buzzi acepta la religión promercado de La Rural estaría cremando los restos ideológicos que le dieron nacimiento a la Federación Agraria y se ganaría muchos enemigos dentro de la propia entidad. El escaso calor popular que generó la medida de fuerza entre los propios productores y los poblados del interior generó situaciones insólitas. Por ejemplo, cuando la Federación Agraria llamó a un tractorazo frente a la filial que Cargill tiene en las afueras de Rosario, sólo pudo notarse la presencia de periodistas, fotógrafos y un centenar de militantes. Muy lejos de las convocatorias multitudinarias que arrastraron a los sectores medios altos de la Argentina y que le dieron fama a los “cuatro caballeros del apocalipsis”, como los denominó en medio de una medida de fuerza que elevó los precios de los alimentos y frenó el crecimiento de la actividad económica. En cambio, pese al apoyo y la difusión de algunos medios, en esta oportunidad las masas no acompañaron a la Mesa de Enlace. En este nuevo contexto, Biolcati descartó la realización de nuevas medidas de fuerza en lo inmediato, pero dejó abierta esa posibilidad en el futuro. Buzzi reiteró sus críticas al gobierno, principalmente centralizadas en la figura del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, pero no le cerró las puertas al diálogo, invitación que Julián Domínguez ha hecho en distintas oportunidades, incluso en medio del lockout.

Alerta del Servicio Metereológico