Búsqueda por fecha

(Haciendo Click sobre cada título se despliega la nota completa, más fotografías y videos)

4.2.11

Brasil: Cuando el tejido es firme


(Ansol).- Desde hace 23 años, trabajadoras textiles decidieron unirse en una asociación que fortaleciera las relaciones de comercio de la mano del asociativismo, con la Asociación de Crocheteras Nova Russenses (Ascron). 

La explotación en el rubro del tejido ocurre en muchas zonas de la región latinoamericana y Brasil no es la excepción. Desde hace años, la ganancia queda en manos de los intermediarios entre las grandes empresas y los artesanos.
Para hacerle frente a esta relación de sometimiento en 1985 nació la Asociación de Crocheteras (Ascron) en el municipio de Nova Russas, ubicado en la región norte de Ceará.
La presidente de la agrupación, Francisca María Marcelino Lopes, compartió sus experiencias con el portal de noticias Adital: “un grupo de seis dirigentes que residían en diferentes comunidades del municipio tomó la iniciativa de proponer una organización comunitaria. La Ascron nació a partir de la concientización de las crocheteras de que estaban siendo explotadas en su trabajo y de que estaban enriqueciendo a los intermediarios.
La asociación también se dedica a acompañar y apoyar a las artesanas mediante talleres donde abordan problemáticas de género, salud, educación y donde las tejedoras debaten sobre la cadena productiva de artesanías y cuestiones de gestión, agricultura familiar y generación de ingresos.
La entidad cuenta hoy con 100 asociadas, que se reparten en ocho núcleos en la sede del municipio y en la zona rural. Por su trabajo en una construcción social y solidaria, la Ascron no solo es una referente para las tejedoras de crochet de Nova Russas y de la región, sino también en el exterior.
El reconocimiento internacional se tradujo en el primer premio en emprendimientos exitosos liderados por mujeres que entrega la Red de Educación popular entre Mujeres de América Latina y el Caribe (Repem).

Alerta del Servicio Metereológico