Búsqueda por fecha

(Haciendo Click sobre cada título se despliega la nota completa, más fotografías y videos)

7.2.11

Puerto Madryn: Contra viento y marea


La idea de formar la cooperativa Mares del Sur nació hace dos años, cuando un grupo de desocupados chubutenses decidió unirse para desarrollar una actividad que les permitiera reciclar los desechos pesqueros y, a la vez, generar fuentes de trabajo.
(Ansol).- Al presentar la iniciativa en el gobierno local no obtuvieron mayores repercusiones. Fue así que resolvieron mostrarse ante el Ministerio de Desarrollo de la Nación, desde donde les aconsejaron constituirse como cooperativa, obtener la matrícula y realizar un encuentro que una a todos los sectores participantes del proyecto para poder comenzar la gestión de recursos económicos.
La asamblea se realizó y se visualizó una vialidad productiva del proyecto hasta cuarenta años, mediante el desguase de los barcos que están en la costa sin utilizarse. Con el reciclaje se puede contribuir con varios sectores. La primera etapa ya comenzó, mientras esperan los últimos pasos para obtener la matrícula para funcionar como cooperativa de trabajo.
El presidente Alejandro Cuellar explicó a El Diario de Madryn: “hace más de dos años que estamos atrás de esos buques, lo que sirve se recicla. Generadores, líneas de hélices para las flotas que están trabajando y acero. Las acerías ahora carecen de materia prima, puede fundirse y, por ejemplo, fabricarse arados para el campo. Ahí ya se benefician a dos sectores y se duplican las fuentes de trabajo. Indirectamente se contribuye, este es un proyecto integrador, los generadores sirven para los compañeros del valle que siempre tienen problemas con sus frutas y verduras”.
El trabajo de la cooperativa se convierte inevitablemente en una labor multisectorial. Así lo relata Cuellar: “lo que pasa es que no podemos empezar sin involucrar a todos los sectores. Por ejemplo Medio Ambiente, esos buques se encuentran listos para el desguase y están contaminando, con una foto satelital se ve el barco con una aureola al costado de óxido y aceites. Además, en esos casos se está incumpliendo la Ley de Pesca, la Ley de Medioambiente, la del aprovechamiento máximo del recurso a nivel estatal”.
Una de las dificultades que se le presentaron es la falta de una estructura administrativa en la cooperativa. Hasta ahora los asociados son trabajadores pesqueros y necesitan compañeros con conocimientos en otras disciplinas para poder desarrollar el trabajo en forma ordenada y articulada. Sin duda, esta será una piedra fácil de saltar, Alejandro Cuellar afirmó: “en la asamblea cuatro ingenieros se ofrecieron a trabajar e incorporarse. Voluntades hay, de gente común, no de políticos. Solo hace falta que se involucren como ciudadanos en esto”.

Alerta del Servicio Metereológico