Búsqueda por fecha

(Haciendo Click sobre cada título se despliega la nota completa, más fotografías y videos)

6.2.11

Una afinidad que se consolida


(Ansol).- En el porteño Hotel Bauen, empresa recuperada y autogestionada por sus trabajadores, la Embajada de Venezuela celebró el 12º aniversario de la Revolución Bolivariana junto a organizaciones sociales y políticas. 

Elegir un lugar como el Bauen para recordar el triunfo de una revolución en Latinoamérica sin duda no fue azaroso. Éste también es un espacio de lucha donde los mismos trabajadores recuperaron su fuente de trabajo y abrieron la Cooperativa Hotel Buenos Aires Una Empresa Nacional (Bauen), la que además es sede de eventos sociales y políticos, como lo fue ayer para conmemorar el logro en el país caribeño.
Marcelo Ruarte, primer presidente de la cooperativa y actual representante de prensa, habló con Ansol y declaró: “no fue una casualidad que el embajador nos llamara. Ellos nos ayudaron mucho desde el 2003 cuando entramos al hotel sin poder ponerlo a funcionar y teníamos que resistir. Desde ahí la afinidad nunca se perdió”.
Alejandro Gómez, representante de la petrolera PDVSA Venezuela y de INTERVEN en Argentina, fue quien sugirió dar el primer paso. Trajo a una banda de sesenta músicos para hospedarse en el Hotel Bauen. Además, consiguió los recursos para embellecer la recepción y comprar los uniformes de los trabajadores. Ruarte detalló que “esos fueron los comienzos, porque hasta ese momento no se podía tocar nada y el hotel permanecía cerrado por orden del Juez. Gracias a esta ayuda se logró capitalizar para hacer pequeñas inversiones en el lugar”.
La relación con Venezuela continuó firme. “Celebramos un convenio para que trabajadores del Bauen y de hoteles venezolanos puedan hacer un intercambio de experiencias, con la diferencia de que nosotros militamos la autogestión y ellos la cogestión, con el apoyo total del Estado”, explicó Ruarte. Por un cambio de funcionarios el acuerdo cesó, pero actualmente se trabaja para volver a ponerlo en marcha. “Es una lástima que se haya detenido, porque la integración se logra por medio del trabajo, con hechos. No hay nada mejor que los trabajadores mismos para llevarla a cabo”.
Sin duda, el Bauen es un hotel cargado de historia. “Hay mucha gente que se hospeda acá sin saber que hay detrás, y luego se sorprenden por ver el movimiento de reclamo en la puerta. No creo que un bombo o una bandera nos quite la cartera de huéspedes, porque nuestro servicio es muy bueno”, concluyó Ruarte.

Alerta del Servicio Metereológico